Mondo Brutto nš7 (otoño 1995). Entrevista hecha a Teresa Iturrioz.


Mondo Brutto- ¿Es políticamente correcto decir que te gustan Le Mans?

Teresa- Es mucho más políticamente correcto que te gusten Presuntos Implicados...

MB- Pero vosotros, dentro de la escena supuestamente alternativa, sois intocables...

T- Sí se meten con nosotros. En Mondo Sonoro decían que a algunos les hacemos reír y a otros llorar, de lo pesado que era... Para algunos es que somos lilas. Si alguien te dice: “Es que es tan ñoño”... yo, desde luego, no me defiendo, porque, ¿que le vas a decir? “¡No, no es ñoño!” Cuando salió “Entresemana”, la reseña del RockdeLux era: “Nos han defraudado, porque han madurado”

MB- ¿Pero no piensas que es de buen tono decir que te gustan Le Mans, aunque no te gusten?

T- Si fuera así, con Zerbina todo el mundo habría dicho: “Oh, que modernos, Le Mans”, y no...

MB- El RockdeLux lo ha puesto mal... Acaba diciendo que es una pena que en un disco de remezclas, la mejor sea Zerbina

T- Pues me parece injusto

MB- Situación anímica actual de Le Mans

T- Muy buena, pero no tanto. Hemos hecho un disco que creemos que es el mejor, pero, por otro lado, no nos ha salido tan bien como queríamos que hubiera salido, y por eso, un poco renqueantes. Pero muy bien. No le pedimos mucho a las casas de discos: podemos grabar los discos que queramos. Si no queremos grabar y no queremos hacer nada, lo podemos hacer. Si no queremos hacer promoción, pues no la hacemos. No nos imponen nada. Entonces: estamos bien, relajados, tranquilos, y contentos -no del todo- por el disco.

MB- ¿Realmente os gusta cómo ha quedado Zerbina?

T- A mí me encanta.

MB- ¿Hasta las aburridas?

T- ¿Las de Jerome Mestre? ¡Me chiflan! Me encantan esas canciones, tan espesas...

MB- ¿Pero no son de broma?

T- Hombre, cuando me las dieron, y las oí por primera vez, pensé: “Ja, ja, ja, es una broma” Me hizo mucha gracia. Pero, cuanto más las oyes, mejor están. Nosotros queríamos hacer remezclas, porque nunca habíamos tenido productor, salvo en Aventuras de Kirlian. Nunca hemos querido que nos produjera nadie, porque tienes que estar todo el rato explicando obviedades a alguien que no tiene nada que ver contigo. Lo de las remezclas me gusta mucho más. Tú haces algo y se la das a otro para que haga lo que quiera con ello, y luego lo firma él con su nombre. Es más claro, y más limpio. Y las remezclas me gustan mucho, todas.

MB- ¿Cómo son tus relaciones con La Buena Vida?

T- Son amigos, muy majos. Compartimos local en verano, nos dejan sus amplis. Cuando ellos empezaron, nosotros les dejábamos lo poco que teníamos -ahora ellos tienen mucho más-. Las relaciones son buenas.

MB- ¿Y esas polémicas declaraciones que hizo Javi Pez?

T- Él lo que decía era que le gustaba más Le Mans que La Buena Vida, aunque creo que lo dijo de una manera un poco fea.

MB- ¿A tí te gustan La Buena Vida?

T- No me entusiasman. Tengo singles de ellos por ahí pero no los pongo. Gustarme mucho, no me gustan mucho.

MB- ¿Qué opinas del Donosti Sound?

T- Esto Ibon lo diría mucho mejor. Diría: “El Donosti Sound es una escena que cabe en dos mesas” ¡Si somos todos los mismos! Es una mentira, en San Sebastián hay un montón de grupos que no tienen nada que ver con lo que se supone que es el Donosti Sound y además, ese nombre, ¡me parece espantoso!. Porque ¿quiénes somos El Donosti Sound? Le Mans, La Buena Vida, El Joven Bryan Superstar, Daily Planet y Family. O sea grupos de S.S. que hacen como pop blando, que no distorsionan especialmente, que no es rock, que es pop. Somos todos los mismos, conozco a todos esos grupos de cerca y pensar que eso es el Donosti Sound es una risa.

MB- ¿Por qué hacéis ahora pop adulto, y no canciones para niños, como hacíais al prinicipio?

T- ¿Hacemos pop adulto? Igual porque cuando empezamos en Aventuras de Kirlian teníamos 17 años, y hemos crecido. Madurado, no, pero vamos... Nos hemos hecho más viejos. A mí ya no me apetece mucho hacer una canción como: “La, la, la, la”. A lo mejor es simplemente porque nos hemos cansado. Podríamos haber empezado con canciones supuestamente más serias, aunque fueran ridículas... Ahora somos más abiertos que antes también.

MB- Suponemos que por los nombres que habés utilizado -Aventuras de Kirlian y Le Mans- os interesa mucho la parapsicología y el scaletrix...

T- Yo no estaba en San Sebastián, pero Peru, Jone e Ibon se fueron a una conferencia sobre la Cámara de Kirlian, en la que luego hacían demostraciones. Estuvieron allí en la última fila, y no vieron nada. Kirlian viene de una canción de Cabaret Voltaire, y nos queríamos poner algo como de aventuras, de Tintín, porque hacíamos canciones infantiles... La palabra Kirlian nos gustaba, pero fue un desastre porque a los dos veranos de ponernos el nombre, daban en televisión una serie sobre un explorador que se llamaba El Viaje de Quillian y la gente nos llamaba como la serie de la tele. Y lo de Le Mans fue porque estábamos hartos del nombre de Aventuras de Kirlian. Le Mans era un nombre más corto, no decía nada, y escrito, es perfecto. Cuando a mí me preguntaban: “¿Cómo se llama tu grupo?” Yo, me moría de vergüenza, y con Le Mans no me pasa eso, fue una buena elección. Lo que está muy bien es que para los franceses llamarte Le Mans es como si aquí un grupo se llamara Zaragoza, es espantoso.

MB- ¿Tienen sentido las letras?

T- Las del primer elepé son muy malas. Algunas tienen sentido, pero otras, creo que no.

MB- ¿Es verdad eso de que las hacías con un diccionario, tipo escritura automática?

T- Las de Aventuras de Kirlian no tenían ningún sentido. Y es curioso, porque mucha gente nos decía: “Jo, qué letras tan buenas” Y era como: “Palabra de tres sílabas que sea aguda” “Colibrí” “No, colibrí, no; camisón, no, termina en “on” y rima con bombón”. Al principio, lo que hacíamos es que no rimaran nunca las letras. Estábamos llenos de prejuicios. Si rimaba, era feo. Y luego, que no dijeran nada. Como no hemos sido grandes letristas ninguno, queríamos hacer letras que no molestaran. Pero, creo que con el tiempo, aprendimos a escribir un poco mejor. Y al final ya nos atrevíamos a contar cosas.

MB- ¿Por qué aparecen siempre en tus letras el café con leche, los bares y la tele?

T- ¡Pero eso es de una etapa pasada!. Ahora... en el siguiente, no aparece el café ni el bar ni la televisión. Son más descriptivas, cuentan menos cosas...

MB- ¿Basadas en vivencias personales?

T- No sé.

MB- ¿Por qué tocaís tan poco?

T- Ya sabeis por qué. Primero, porque no nos gusta tocar mucho. A mí no me gusta nada, y cada vez menos. Sólo me lo pasé bien en el BAM de Barcelona, el año pasado.

MB- El resto del grupo, ¿es de la misma opinión?

T- No hay animales de escenario. A Gorka sí le gustaría tocar más. Y a mí tampoco me importaría tocar un poco más, dos o tres veces al año. Pero es difícil, porque sólo nos vemos en verano. Yo estoy en Madrid, Ibon está en Londres, y el resto en San Sebastián. Nos vemos poco, en Navidades y Semana Santa, que no dan nada de sí para hacer cosas, y normalmente, el poco tiempo que estamos juntos, preferimos preparar cosas nuevas que ensayar un concierto.

MB- ¿Por qué las revistas de rock hacen buenas críticas de vuestros escasos conciertos, diciendo que son una cosa exquisita, cuando ni a esa prensa, ni al gente que las lee les gusta ese tipo de conciertos?

T- Cuando hacemos conciertos, los hacemos para enseñar canciones, sin más. Como tampoco tenemos una actitud rockera, el resultado es igual “fino”. Es que a Jone no le sale ponerse a bailar como una descosida en los conciertos. En general, todos somos un poco tímidos, y yo e Ibon, que no lo somos tanto, pero él está tan concentrado y yo, tan nerviosa... A mí los grupos que se mueven mucho, y ves que les sale así me gusta. Pero si ves que es forzado lo de ser divertido, es espantoso. Yo no quiero forzar nada.

MB- ¿Qué música oyes en casa?

T- Poca, poca. Últimamente en el coche, y me han robado el radiocassette... Me gusta mucho oír jazz, la música de baile, la música tranquila, tipo Nick Drake o Tim Buckley. También me gustan mucho las canciones tipo jazz que no son muy jazz de los años 50, como Chris Connor o Julie London o Dusty Springsfield. Me gusta mucho la música negra de todos los tiempos, desde la Tamla Motown a la música de baile actual, soy muy fan de Curtis Mayfield, es un músico fantástico. Y Marvin Gaye es otro de mis ídolos. Me gusta la música clásica, aunque soy una auténtica paleta en el tema.

MB- ¿Y qué no oirías nunca?

T- A los Ramones, nunca. Pero la lista podría ser interminable. No hay más poner la tele o la radio.

MB- Explícanos el porque, la razón de la existencia de la música de baile, y por qué te gusta

T- Yo no sé por qué existe... pero está muy bien. Yo estoy muy contenta, porque siempre he tenido complejo, porque no me gustaba lo que en cada momento había, siempre mirando atrás, como cuando teníamos 16 años, con los Byrds, Love... Y por fín, en el 90 hay algo que se hace ahora y que te gusta. Qué bien. El acid jazz me gusta mucho.

MB- ¿El tecno?

T- Hace un año te hubiera dicho que no, pero ahora sí me gusta. Hay jungle que me gusta, es divertido...

MB- ¿Te mueves con soltura entre todos esos términos, como trip-hop, etc.?

T- Mucha, no. Pero sí que sé distinguir entre el jungle que me gusta y el que no

MB- Del jungle chungo...

T- Sí, sí. Pero todo eso de los nombres, a mí me hace mucha gracia. Bromeamos mucho con esas cosas.

MB- ¿No te parecen un montón de impostores?

T- Habrá muchos impostores, pero como impostores hay en todos lados...

MB- Pero esa música se presta más...

T- ¿Vosotros creéis? Seguro que hay cosas malas y buenas, pero no sé. Yo soy muy fan de Nobukazu Takemura, un DJ japonés. ¿Habéis oído a Alex Martín?

MB- ¿Ein?

T- Es un chico catalán que debe tener muchos grupos, y graba para casas de discos de baile para gente francesa, austríaca, etc. Le ví en Barcelona, con un Dj, DJ Zero, y estaba muy bien. El tocaba el teclado, ponía un disco, y cuando llegaba a una cosa que le gustaba, la sampleaba. Era maravilloso. Muy alegre. Es que la música de baile es muy alegre, aunque a veces no. Me gusta la música de baile de ahora, porque en vez de ser los bpms pum, pum, pum, muy acelerados, la de ahora -bueno, la de hace un año, porque estas cosas ya sabéis cómo son- es más lenta, me encanta. Encima, meten cosas de jazz, muchas percusiones, cosas brasileñas, ¡fusión!

MB- En repetidas ocasiones has dicho que no te gustan los Ramones ni los Intronautas, ni ningún grupo de esos con guitarras. ¿Por qué?

T- ¿Y si yo os pregunto por qué no os gusta algo? Pues porque lo pongo -no, me lo ponen- y me agobia, me pongo nerviosa. Me aburre soberanamente, lo mismo que a vosotros os puede aburrir Nobukazo Takemura. Los Intronautas no me gustan. Cuando voy a verlos es para ver cantar a Nacho, porque me hace mucha gracia verle cantar. Fangoria no me gustan especialmente. Hay canciones que están bien, pero voy a sus conciertos, y me parecen un poco caras, aunque por otro lado, está bien, si van de eso.

MB- ¿Por qué tocas sentada?

T- Ensayo sentada... y me cuesta ponerme de pie.

MB- ¿Qué opinas de los macroconciertos al aire libre?

T- Yo no iría nunca. No entiendo que la gente vaya, pero... sí, sí lo entiendo. Es como cuando la gente va a los Sanfermines. Pero ir a ver cosas... Nosotros fuimos a Benicassim a tocar. Me parece bien que haya esos festivales, aunque yo no iría.

MB- Como se les dice a las grandes estrellas, ¿Dónde os sentís más cómodos, tocando en un estadio, o en un pequeño club?

T- Como dirían las grandes estrellas, en un pequeño club.

MB- ¿Qué opinión tienes de Luis Calvo, el indie y de todo eso?

T- Es una persona buenísima. Me cae muy bien. Ha invertido mucho dinero, y a veces incluso es demasiado bueno. Sólo tiene lo que le gusta, y por no tener un logotipo de Ariola es capaz de perder dinero. Igual es demasiado purista... Con nosotros siempre se ha portado estupendamente. Sé que a él le fastidia que no hagamos entrevistas, ni promoción, pero jamás nos lo ha echado en cara. Yo sólo le puedo agradecer cosas. Me gustaría que fuera más negociante, porque si no se va a arruinar.

MB- ¿Y Siesta?

T- Pues otro sello pequeñito, que tiene sus grupos, y les cuida bien, creo. Creo. Es que yo no estoy con Siesta, por lo que no sé cómo funciona.
¿Lo del indie? No sé qué es. Lo que se supone que es el indie es muy variado. La Buena Vida son indies, pero también lo son Penélope Trip... Se supone que es ir de independiente por la vida. Yo no tengo especial interés en ir de eso...

MB- ¿Te gustaría que tus discos se vendieran mucho?

T- Por supuesto, me encantaría.

MB- ¿Y ser una superestrella?

T- Eso me daría una pereza... Pero tener la posibilidad de serlo, y decir que no, fíjate...

MB- ¿Qué grupo indie te gusta más?

T- Soy muy fan de Penelope Trip. Si puedo ir a verlos, voy siempre.

MB- ¿Y el peor?

T- Tiene que haber muchísimos... Sí, sabía muchos. El estereotipo de chica que canta con voz dulce y repite melodías fáciles una y otra vez, con cara de inocente, me da un perezón... Todos los que copian ese modelo me dan pereza, y encima, si lo copias mal, es patético. Seguro que hay más grupos indies que me irritan que grupos indies que me gustan.

MB- Y llegamos al quid de la cuestión: Julio Ruíz

T- Me saludó el otro día. Me irrita su programa, porque ya solamente su voz me pone de mala leche, pero... ¡Pobre hombre! ¡Que se gane la vida como pueda! Yo no le oigo y punto...

MB- Porque no te gusta la radio...

T- No, y sé que hay programas buenos, y antes sí había buena radio... Me da pereza que un señor me esté hablando rápido... Prefiero no tener nada puesto que oír la radio.

MB- ¿Y televisión?

T- La tele me encanta. Me parece un invento maravilloso. Incluso sin mando a distancia. Antes me gustaba mucho “Su Media Naranja”, y me parecía muy buena idea hacer una versión de la sintonía. Pero a Ibon le parecía una idea demasiado bizarra, no quería.

MB- ¿Filiación política?

T- Soy ultraconformista. Como “Zerbina”, que es una canción política. Esa la definición de mis ideas políticas: no tengo. No soy como Tita Cervera, que dice que no tiene y luego seguro que sí, es que no tengo ideas políticas, primero, porque no estoy informada, y segundo, porque no me interesa mucho. Sí, creo que hay que ser buenos y todas esas cosas, pero nunca he votado. No, miento, voté a ese de las bolsas tan grandes del CDS, para ver si se operaba.

MB- ¿Y el resto del grupo?

T- Jone, Ibon y yo somos ultraconformistas, que está muy mal decirlo, y más ahora. Gorka es más comprometido con la sociedad, pero no sé a quién vota y si vota. Peru es más hermético.

MB- ¿Y partidos abertzales?

T- Creo que ninguno siente especial simpatía por ellos.

MB- ¿Sois españolistas?

T- A mí los nacionalismos no me parecen sanos, ni vascos, ni españoles. Entiendo un sentimiento de amor a la patria, como el sitio donde has nacido, donde están tus padres, tus amigos, y donde has crecido, y la gente se aprovecha de eso. Me gusta mucho España, y no entiendo por qué a la gente le da ahora vergüenza decir la palabra “España”, y digan “El Estado”, “Nación Española”, me parece una estupidez absoluta. A mí me gustaría ser ciudadana del mundo, si no lo soy es porque no puedo. No soy nacionalista, ni vasca, ni española, ni europea.

MB- ¿Qué sentistéis, cuando, tras el brutal atentado contra el diputado del PP en San Sebastián, la radio hizo un homenaje poniendo a Family, La Buena Vida y Le Mans?

T- A mí me parece fatal que le hayan matado a ese hombre, y eso que no me caía nada simpático... Pero no me parece bien una cosa. Se supone que tú tienes unas ideas determinadas y apoyas una serie de cosas determinadas. A lo mejor acertaron, pero a lo mejor no acertaron. Yo, desde luego, estoy en contra, pero no voy de bandera de nadie.

MB- Háblanos de Ibon.

T- Es que podría estar hablando horas y horas de él...

MB- ¿Es el ideólogo?

T- No, los ideólogos somos él y yo.

MB- Y el resto, ¿son la banda de acompañamiento?

T- No, está todo muy asumido. Las ideas las tenemos Ibon y yo. Ibon hace más canciones que yo. A mí me ayuda con las letras, y yo le ayudo con la música. Jone viene a cantar, pero es fundamental, porque ella es la que tiene que cantar. Los demás, otro tanto de lo mismo: son fundamentales también. No hay ningún tipo de celos, las canciones las firmamos Ibon y yo, y nadie se enfada por eso.
En el fondo, el grupo es una excusa para vernos, porque si no los tuviéramos, no nos veríamos tanto.

MB- ¿Y la confusión aquella con Ibon e Jone, que todo el mundo pensaba que él era la cantante?

T- Ya os conté la anécdota de Miquel Erentxun. Estaba en Londres grabando y llamaron a Ibon para que le hiciera coros, pensando que era la cantante de Le Mans. Al final, Alejo, que estaba trabajando en GASA, se lo dijo, pero hubiera estado bien que le llamaran y hubiera aparecido Ibon.

MB- Y ya que hablamos de fantasmas del pasado, ¿Qué pasó con el tercer Duncan Dhu?

T- Eso se lo preguntas a él. Es la típica historia que él dice que no se la cuentes a nadie, pero la saben todos...

MB- Explícanos tu teoría sobre la profesionalidad

T- ¿Es vivir de algo? Hay gente que vive de algo que hace mal. A mí no me gustaría vivir de la música. A Ibon sí, además creo que él podría hacerlo, pero para mí... Yo trabajo, y eso me da libertad de espíritu. Puedo hacer lo que me dé la gana: no hacer promoción, etc. Entiendo que haya gente que quiera vivir de la música, pero yo no soy músico vocacional, estoy en la música para pasármelo bien, y si ya me empiezan a obligar... No me gusta tocar el bajo especialmente, porque pesa un montón. Me gusta estar en el grupo. A mí no me importaría estar en el grupo, pero sin tocar nada, ni salir a cantar ni nada. Es más: no me importaría que alguien tocara el bajo por mí en los discos, si fueran a quedar mejor.

MB- ¿Te gustaría hacer canciones con Ibon para otros?

T- Sí, qué divertido, me encantaría.

MB- ¿No crees que, tal y como están las cosas, pronto habrá un tributo a Le Mans?

T- No me extrañaría nada. Pero eso daría royalties, así que... que lo hagan, que lo hagan.

MB- Por último, ¿Qué te parece Mondo Brutto?

T- Me gusta mucho, porque a mí me aburre soberanamente leer fanzines, que son todos tan serios. Cuando lo descubrí, me gustó mucho, porque me reía. Me es muy difícil reírme a carcajadas de algo que leo, pero con Mondo Brutto me ha pasado. Me pasaba mucho más antes que ahora. No sé, tenéis que pensarlo...

MB- ¿Algo que quieras decir a los lectores?

T- “Dí algo surrealista” (Zippy).